La gran distribución baja el diésel a menos de un euro el litro en Cinco Días

Posted on

El jueves negro que ayer sufrieron los mercados mundiales de petróleo fue la punta del iceberg de la clara orientación a la baja que desde hace semanas domina la cotización de los precios del crudo.

A pesar de que el bajón que ayer experimentó el mercado tardará en hacerse patente en las tarifas al consumidor, ya es posible repostar en varias provincias de España a menos de un euro el litro de diésel, el carburante más demandado en el parque automovilístico nacional.

Así, en la provincia de Madrid, en estaciones de servicio ligadas a grandes empresas de distribución, el diésel no supera ya los 0.96 euros por litro, netamente por debajo de la simbólica barrera de un euro por litro. Los supermercados de Cotsco, Leclerc y los hipermercados Alcampo, lideran por ahora el recorte, al que aún no se han sumado, al menos en la capital, las gasolineras abanderadas por las grandes compañías petroleras que operan en España.

El mismo patrón se repite ya en varias estaciones de servicio de Barcelona. Si bien, en este caso, si hay gasolineras abanderadas, en concreto por Repsol, que han decidido ser pioneras y ofrecer de cara al fin de semana el litro de gasoil por debajo del euro.

La misma estrategia de recorte de precios se comienza a observar en el mercado de la gasolina de 95 octanos aunque todavía se mantiene por encima del euro por litro. En este caso y en el concreto caso de Madrid, la enseña Ballenoil no encuentra competidor en precio en Madrid, según refleja el portal de precios de carburantes del ministerio de Industria.

El mercado está solamente reflejando la clara orientación a la baja que durante las últimas tres semanas ha dominado la negociación de los precios de la gasolina y gasóleo. Ayer su punto álgido se produjo antes del cierre de la cotización del Brent y el derrumbe de los futuros del petróleo.

En las últimas semanas el precio medio de la gasolina supera los 1,211 euros por litro, lo que supone un ascenso del 0,41% con respecto a los 1,206 euros de hace siete días. Por su parte, el precio del gasóleo se sitúa en 1,082 euros por litro, experimentando un ascenso del 0,18% en relación con los 1,08 euros de la semana anterior. Con ello, en comparación con hace un año, el coste para el consumidor de la gasolina ha subido un 2,8%, mientras que el del gasóleo lo ha hecho un 4,8%.

España se enfrenta a devolver 5.000 millones del nuevo ‘céntimo sanitario’ en El Economista

Posted on Actualizado enn

La Comisión Europea estudiará si anula el heredero del céntimo sanitario español tras una denuncia presentada por los distribuidores de gasóleo (Codigasoil), que consideran que se ha aplicado indebidamente este impuesto.

Según explicó el presidente de esta asociación, Rodolfo Álvarez, esta denuncia abre las puertas a que el Gobierno tenga que devolver de nuevo cerca de 5.000 millones de euros por los impuestos en los hidrocarburos.

La propia Comisión Europea presentó en el año 2011 una propuesta de Directiva -que finalmente no fue aprobada- para tratar de legalizar la situación. La Comisión pretendía introducir en el artículo 18.1 que “España podrá disponer que los niveles de imposición sobre el consumo energético general aplicados por las Comunidades Autónomas sean superiores a los niveles nacionales de imposición correspondientes”.

Esta especialidad que se quería introducir, por expresa solicitud de España, permitía compatibilizar los principios de corresponsabilidad fiscal con los de armonización. Sin embargo, la propuesta de directiva no llegó a aprobarse, por lo que según los abogados de Codigasoil, “la actual regulación del tipo de gravamen del Impuesto sobre Hidrocarburos recogida en el artículo 50

Efectos desfavorables

De este modo, los particulares no tienen por qué soportar los efectos desfavorables de una norma interna contraria a la Directiva siempre y cuando, la norma comunitaria cumpla una serie de requisitos. La disposición europea debe ser clara y concreta y en este caso se recoge un listado de supuestos en los que el legislador nacional puede aplicar tipos impositivos diferenciados sobre los tributos y el mandato de disposición ha de ser incondicional. Dos extremos que se cumplen en este caso.

El Impuesto sobre ventas minoristas de determinados hidrocarburos -el conocido como céntimo sanitario- fue derogado el 29 de junio de 2012, pese a que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictó sentencia declarándolo contrario a la legislación europea el 27 de febrero de 2014.

El 1 de enero de 2013 entró en vigor la modificación en la que se estableció un tipo estatal y uno autonómico. El tramo estatal tenía a su vez un tipo general y un tipo especial, cediéndose a las comunidades autónomas el 58% del tipo general y la totalidad del tipo especial, así como la recaudación del tipo autonómico.

Según un informe elaborado por Fide, “en la práctica esta maniobra legislativa tuvo como único fin la reubicación del IVMDH dentro del tipo impositivo del Impuesto sobre Hidrocarburos” y concluye que esta regulación “es contraria a la normativa comunitaria en materia de impuestos especiales”.

La reclamación de este impuesto, al no resultar prácticamente en ningún caso finalista, corresponde a los llamados “sujetos pasivos”. El hecho imponible del impuesto es la fabricación e importación de los hidrocarburos, mientras que el sujeto pasivo del mismo, quien debe cumplir con las obligaciones tributarias, son los titulares de fábricas o depósitos fiscales, los importadores y los destinatarios registrados. El devengo del impuesto se produce, por lo tanto, cuando los productos salen de la fábrica o del depósito fiscal o cuando entran en España y se satisfacen los derechos arancelarios.

Seguir leyendo: http://www.eleconomista.es/economia/noticias/8376764/05/17/Espana-se-enfrenta-a-devolver-5000-millones-del-nuevo-centimo-sanitario.html

‘Las mafias del carburante’ amasaron un botín de 280 millones de euros | EL PAÍS

Posted on Actualizado enn

Bashnya, Walkers, Nehar, Zelote, Reata y Burlao. Son los nombres de seis operaciones desarrolladas desde 2012 por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil con un componente en común: sirvieron para desmantelar diversos grupos de la llamada ‘mafia del carburante’, aquella que lleva a los depósitos de nuestro coches gasolinas y gasoil que, en el mejor de los casos, no han pagado impuesto, pero también que está adulterado. Las cifras de estas seis investigaciones hablan por si solas: un fraude destapado de 280 millones de euros, 194 detenidos e imputados, 129 registros y la intervención de 139 millones de euros en bienes de diferentes tipos.

Es un nuevo tipo de delincuencia surgido de las lagunas legales de la liberación del mercado de los hidracarburos y que,, en opinión de las asociaciones del sector, ha proliferado de una manera “alarmante”, casi como una “avalancha”.”De seguir con la actual escalada, van a acabar con los pequeños operadores”, denuncia Álvaro Mazarrasa, director general de la Asociación de Operadores Petrolíferos (AOP), que aglutina a las grandes empresas del sector. María Ortiz, de la Unión de Petroleros Independientes (UPI), asegura que estos grupos ya acaparan el 3% de las ventas y eleva el fraude real hasta los 300 millones anuales.

“La forma de actuar de todas estas redes es muy similar”, destaca un oficial del Grupo de Delitos Económicos de la UCO. La red crea una empresa a la que inscriben como intermediaria en la compra vente de hidrocarburos y que, pese a carecer de estructura, actividad y personal, adquiere legalmente importante cantidades de productos petrolíferos a un mayorista. Luego, ese combustible es revendido a estaciones de servicio a un precio sensiblemente menor que la competencia, lo que les permite colocar todas partidas que había adquirido.

Eso sí, exigen el pronto pago de las mismas. Para evitar pagar al erario el IVA que cargan, simulan con facturas falsas haber soportado en otras operaciones, como la compraventa de metales preciosos, unas cantidades de este mismo impuesto muy similares. De este modo, evitan ingresar dinero alguno al tesoro público o, como mucho, lo hacen en cantidades simbólicas. El volumen de combustible que manejan —a la trama desmantelada en la Operación Burlao el pasado mes de diciembre se le bloquearon 5 millones de litos de productos petrolíferos en depósitos fiscales dispuestos para su venta— da buena imagen de la envergadura del fraude.

Una vez que Hacienda detecta las irregularidades y reclama a la mercantil que cumpla con sus obligaciones fiscales, la empresa desaparece y sólo deja el nombre de un administrador que es en realidad un testaferro. “No suelen tener ninguna empresa abierta más allá de un año, el tiempo que se tarda en detectar el fraude en el IVA”, destacan los investigadores. Sin embargo, el negocio no acaba ahí ya que al poco tienen en funcionamiento otra sociedad similar que, además hereda la cartera de gasolineras que habían adquirido el combustible a bajo precio y el ritmo de fraude no desciende. “Se aprovechan de las debilidades estructurales del sistema y de la lentitud de la administración para actuar con total impunidad. De seguir así, van a acabar con los pequeños operadores que actuamos dentro de la legalidad”, augura María Ortiz.

Los beneficios para la trama son millonarios. Los dos presuntos cabecillas de la trama desmantelada en abril de 2012 en la Operación Bashnya , los hermanos Tariq Khan y Jan Nadir, vivían a todo lujo en grandes chalés de Castelldefels (Barcelona) y de la Costa del Sol, se movían en vehículos de lujo, y no se perdían un partido de polo. Incluso, poseían su propio equipo de este elitista deporte. La trama contaba con una red de 60 empresas repartidas por todo el mundo que le permitía cubrir todos los escalones del negocio: desde la compra del hidrocarburo en los grandes mercados internacionales hasta su traslado a los puntos de venta minoristas. Tenían, incluso, un petrolero de bandera liberiana y habían empezado a adquirir gasolineras.

Tampoco le iban a la zaga el matrimonio formado por los italianos Stefano Cherichi y Francesca Alunno, ambos en prisión desde que fueron detenidos en diciembre en la Operación Burlao. En cuentas a nombre de 60 personas físicas y jurídicas atesoraban 10,3 millones. Además, tenían 17 propiedades inmobiliarias valoradas en 2,2 millones y más de 24 vehículos. Se les intervino también 394.000 euros en metálico y 80 kilos de oro valorados en 3 millones de euros. La pareja se había asentado en España después de que la justicia de su país actuase contra ellos por hechos similares. El negocio les iba tan bien que habían adquirido varias estaciones de servicio y planeaban hacerse con otro medio centenar. Como testaferros se valían de familiares y prostitutas.

Asesores en la trastienda

Los investigadores de la UCO destacan que la mayoría de las tramas desmanteladas comparten personajes, generalmente abogados y asesores fiscales que se encargan de montar la estructura empresarial para empezar a operar en el mercado de los hidrocarburos. “Hemos detectado que algunos de estos asesores se repiten una y otra vez en las tramas, pero es muy difícil recabar pruebas contra ellos”, asume un responsable de la UCO, que detalla que en una de las intervenciones telefónicas de la Operación Burlao escucharon a uno de ellos presumir de sus contactos en el Ministerio de Industria para agilizar los trámites. En Bashnya, esa coincidencia llevó a los agentes a desmantelar otra red, mucho más pequeña que la que encabezan los hermanos paquistaníes. Era controlada por dos empresarios españoles de Miguelturra (Ciudad Real) y Villanueva de Córdoba.

Álvaro Mazarrasa, de la AOP, alaba en papal de la Guardia Civil y la Agencia Tributaria en la lucha contra el fraude, pero se queja de que por parte del Ministerio de Industria hasta ahora sólo ha visto “buena voluntad, pero pocas medidas” y reconoce “cierto desánimo” en las empresas que operan dentro de la legalidad “porque la actividad de estas mafias se están convirtiendo en un cáncer para el sector”. Su compañera de la UPI, María Ortiz, incide en la idea y señala que su asociación ha elaborado un decálogo para que los propietarios de estaciones de servicio detecten si la empresa que les oferta el carburante a bajo precio forma parte de una de estas tramas. “Hemos activado una oficina de denuncia para que nos hagan llegar de manera anónima sus sospechas”, señala. La UCO reconoce que la colaboración de las asociaciones del sector les facilita un trabajo que ya ha destapado un fraude de 280 millones

Link: http://economia.elpais.com/economia/2017/04/13/actualidad/1492096239_267302.html

A vueltas con la responsabilidad del estado por el céntimo sanitario

Posted on Actualizado enn

devolucion-del-centimo-sanitarioDe nuevo, hemos de recordar que nuestro Tribunal Supremo mantiene la doctrina jurisprudencial en el sentido de que el Estado deberá indemnizar a los perjudicados por las cantidades abonadas durante la vigencia del ‘céntimo sanitario’.

En las dos primeras sentencias dictadas sobre esta materia -cuyo fallo estimatorio se avanzó el pasado 26 de enero-, el Supremo recoge otras tres bases para fijar las indemnizaciones, las dos primeras para evitar un enriquecimiento injusto:

STS 680_2016 18-de-febrero-de-2016

STS 681_2016 TRIBUNAL SUPREMO 24 FEBRERO 2016

El Supremo establece que las indemnizaciones por el ‘céntimo sanitario’ que debe pagar la Administración General del Estado son la suma, en relación a cada perjudicado, de todas las cantidades que abonó durante la vigencia de dicho impuesto contrario al derecho de la Unión Europea, que entró en vigor en 2002, y que reclamó en su recurso contencioso-administrativo.

La Sala III del alto tribunal subraya que en este caso, el plazo para reclamar se inició al dictarse la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, de 27 de febrero de 2014, que declaró que la Ley española que creó el impuesto había vulnerado el Derecho de la UE.

En las dos primeras sentencias dictadas sobre esta materia -cuyo fallo estimatorio se avanzó el pasado 26 de enero-, el Supremo recoge otras tres bases para fijar las indemnizaciones, las dos primeras para evitar un enriquecimiento injusto. Así, la segunda base es que de la cuantía a cobrar se descontarán las cantidades que, en el momento de efectuarse el pago de la indemnización por responsabilidad, el recurrente ya hubiera percibido por devolución de ingresos indebidos respecto del mismo impuesto y ejercicios.
En tercer lugar, también podrá minorarse por las cantidades que el recurrente ya hubiera percibido por las devoluciones del tramo autonómico respecto del gasóleo profesional, respecto de ese mismo impuesto y ejercicios.

La cuarta base señala que se abonarán los intereses legales de la cantidad correspondiente desde el día de la presentación de la reclamación hasta la fecha de la notificación de la respectiva sentencia del Tribunal Supremo. Tras estas dos sentencias, de contenido similar y que condenan al Estado a pagar indemnizaciones de entre 73.000 y 92.800 euros a dos empresas, el alto tribunal tiene que resolver más de 4.000 recursos sobre el mismo asunto.

Las dos sentencias del Supremo, de las que ha sido ponente la magistrada María del Pilar Teso Gamella, estiman los recursos de “Transportes Muñiz S.L.” y de “Empresa Freire S.L.”, respectivamente, contra los acuerdos del Consejo de Ministros, de febrero de 2015, que denegaron su reclamación por responsabilidad patrimonial del Estado legislador debido a los daños que les originó la aplicación del Impuesto sobre las Ventas Minoristas de determinados Hidrocarburos, conocido como “céntimo sanitario”, que estuvo en vigor desde el 1 de enero de 2002 hasta el 1 de enero de 2013, y que fue declarado contrario al derecho comunitario en sentencia en febrero de 2014.

Violación suficientemente caracterizada

La cuestión medular para estimar o no los recursos, y reconocer las correspondientes indemnizaciones, era determinar si la infracción del Derecho comunitario fue una “violación suficientemente caracterizada”, y el Supremo aprecia que sí lo fue porque, al tiempo de la implantación del impuesto, la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y “las uniformes e insistentes” comunicaciones de las autoridades comunitarias a las españolas, ponían de manifiesto que dicho impuesto no se ajustaba a lo dispuesto en el artículo 3.2 de la Directiva 92/12/CEE. “De modo que la violación del Derecho Comunitario tenía el grado de claridad suficiente para ser considerada como suficientemente caracterizada”, señalan las sentencias.

“Cuando entra en vigor, en 2002, el controvertido impuesto, creado mediante Ley 24/2001, las autoridades españolas eran conscientes, o deberían haberlo sido (lo que significa que no puede ser un error jurídico de carácter excusable), que dicho impuesto no se ajustaba a lo dispuesto por el artículo 3.2 de la Directiva 92/12/CEE”, concluye el Supremo.
El motivo de que vulnerase la normativa comunitaria fue que ésta requiere que este tipo de impuestos indirectos tengan una “finalidad específica” y no presupuestaria, de modo que su objeto por sí mismo no sea financiar una trasferencia del Estado a las Comunidades Autónomas, como aquí sucedía, sino que hubiese sido preciso que los rendimientos del impuesto se destinaran a garantizar la protección de la salud y del medioambiente para disminuir los costes sociales y medioambientales ocasionados o vinculados, específicamente, al consumo de los hidrocarburos gravados, lo que no ocurrió.

Relación de causalidad directa y exclusiva

El Supremo también señala que, en contra por lo sostenido por la Administración, “la relación de causalidad es directa porque la parte recurrente ha sufrido un daño de carácter económico, que es antijurídico porque no tiene el deber de soportar, derivado de una actuación de los poderes públicos, que se concreta en la aplicación de una norma legal contraria al Derecho de la Unión Europea, cuando entre ambos elementos media un vínculo causal. Y es de carácter directo porque la aprobación de la Ley 24/2001, que crea el impuesto, y los sucesivos actos de aplicación, generan un daño económico en forma de repercusión derivada de las sucesivas liquidaciones tributarias. Sin lo primero, esa actuación de los poderes públicos, no se hubiera producido lo segundo, el daño o perjuicio económico. De ahí su carácter necesario”.

La relación de causalidad es exclusiva toda vez que el daño ocasionado al recurrente deriva de la aplicación de una ley estatal, la Ley 24/2001, de 27 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, que alumbra el Impuesto sobre las Ventas Minoristas de determinados Hidrocarburos. “No se trata de determinar, a los efectos que ahora enjuiciamos, qué Administración o Administraciones se han beneficiado de los rendimientos de dicho impuesto, sino qué Administración o Administraciones son responsables de su implantación.
Y si bien es cierto que la configuración del impuesto permite que junto al tipo estatal, se aprueben tipos impositivos adicionales por las Comunidades Autónomas, y así lo hicieron algunas, lo cierto es que es la citada Ley 24/2001 la que establece un diseño y estructura del impuesto contrario al Derecho de la Unión Europea. Es el artículo 9 de la Ley 24/2001 el que trasgrede el artículo 3.2 de la Directiva de impuestos especiales armonizados, dando lugar al ingreso de cantidades económicas por la aplicación de un impuesto, cuya invalidez ha sido declarada. Manteniéndose en vigor durante más de diez años, sin que fuera derogado por quién tenía la competencia para hacerlo”, explica la resolución.

Aclara que lo examinado es la legalidad de una denegación de reclamación por responsabilidad patrimonial y no de una devolución de ingresos indebidos, pues ésta última, efectivamente, se presenta ante la Administración que ha recibido el ingreso indebido, mientras que en el caso de la responsabilidad patrimonial es ante la Administración autora de la actuación que causa el daño que debe ser reparado.

España vuelve a mirar a las renovables en EL PAÍS

Posted on Actualizado enn

Una revolución limpia recorre todo el mundo. Bueno, no todo. Las principales potencias han abrazado las tecnologías renovables para generar electricidad empujadas por la caída de sus costes. Entre 2013 y 2015, la potencia eólica instalada creció más de un 20% en Europa, un 36% en Asia y un 24% en Norteamérica. España, mientras, miraba para otro lado; en ese mismo periodo aquí creció un 0,07%, el equivalente a instalar solo siete aerogeneradores en dos años. Entre 2013 y 2015, la potencia solar fotovoltaica aumentó más de un 15% en Europa, un 58% en Asia y un 52% en Norteamérica. España, el país del sol, miraba para otro lado: en ese mismo periodo la solar enganchada a la red eléctrica creció aquí solo un 0,3%.

¿Por qué España lleva cinco años en medio de un parón de las renovables si hace una década era líder mundial? El país sufrió una enorme indigestión, mezcla de varios ingredientes: una gran instalación de renovables en un periodo en el que la tecnología no estaba madura y requería de grandes ayudas públicas, que se diseñaron mal; una crisis que redujo drásticamente la demanda de electricidad; y un sistema sobrecapacitado —hay mucha más potencia instalada de lo que se demanda— basado en costosas centrales e instalaciones de combustibles fósiles. Cinco años después del parón decretado por el Gobierno del PP, se ultima una megasubasta de 2.000 megavatios para instalar renovables, que se celebra dentro de un mes. Será la segunda en un año. España, empujada por los compromisos europeos que tiene que cumplir, intenta salir del agujero en el que se metió.

Seguir leyendo: http://economia.elpais.com/economia/2017/03/24/actualidad/1490375147_422288.html

Algunas verdades incómodas del panorama energético global

Posted on

Hace unos días hubo un gran apagón nocturno en Bruselas, ciudad en la que resido. Durante algunas horas, barrios enteros, entre ellos el mío, quedaron completamente a oscuras. La sensación de desvalimiento y fragilidad al contemplar la negritud de las calles y edificios vecinos me hizo pensar en lo afortunados que somos aquí por poder hacer uso y abuso de la energía, sin la cual ya seríamos prácticamente incapaces de realizar nada. Bajo la agradable luz de las velas que encendimos en casa, tuve tiempo de reflexionar sobre el desconocimiento con que los ciudadanos del primer mundo opinamos sobre este tema, y muy especialmente quienes, enarbolando la bandera de las energías renovables, piensan que todo el monte global es orégano. Aquellas reflexiones, junto con algo de investigación, han dado como resultado este artículo. Les animo a despojarse de prejuicios o apriorismos, a alejar la perspectiva y a recorrer el mismo camino que me ha llevado hasta aquí. Porque va siendo hora de que dejemos de mirarnos el ombligo.

Ampliando el foco

Empecemos por resaltar una obviedad máxima: no se puede vivir sin energía. La energía es un elemento fundamental en nuestra existencia, que usamos en grandes cantidades. Además, las necesidades de energía del planeta serán cada vez más elevadas: primero, porque la población mundial no deja de crecer y, sobre todo, porque para un enorme sector de esa población, el acceso a la energía es todavía cero o muy cercano a cero. Por tanto, la demanda global de fuentes energéticas seguirá aumentando a un ritmo intenso. ¿Cómo cubrir esta demanda? Desde luego, imposible hacerlo con la mera aportación de las energías renovables. En las próximas décadas no nos quedará más remedio que seguir recurriendo, entre otros, a los malos de la película: los malvados, contaminantes y destructivos combustibles fósiles. O eso o nos apagamos. Nada mejor que el siguiente gráfico para ilustrar esta afirmación:

Consumo-de-energia-1990-2015-1.png

Ahora que el presidente Trump relanza de nuevo la producción de petróleo, gas y carbón, autorizando los oleoductos Keystone XL y Dakota Access bloqueados por Obama y eliminando restricciones al fracking y al “carbón limpio”, hemos convertido a los Estados Unidos en el villano de la película, cuando en todo el mundo la realidad energética es similar. Aquí, en la misma Unión Europea, líder en energías limpias, nos hemos marcado el ambicioso objetivo… de un 20% de consumo en renovables para 2020, un 27% para 2030 y la eliminación del carbón… en 2050.

Dicho de otra manera: en 2030, Europa seguirá dependiendo un 73% de fuentes energéticas NO renovables. Y habremos de convivir con ello, por mucho que se empeñen los campeones solares y eólicos en lo contrario. Por consiguiente, durante los próximos años, los europeos continuaremos consumiendo combustibles fósiles y nuestros principales retos seguirán siendo, como hasta ahora, la eficiencia, la seguridad del suministro a precios razonables y la reducción de la contaminación. Pero es que, además, parecemos haber olvidado que no estamos solos.

Precios-petroleo.png


La revolución fracking

La aparición del fracking, además de conmocionar el mercado de la energía, supuso una también una convulsión geopolítica global. La producción de Estados Unidos pasó de 5,6 millones de barriles diarios de crudo en 2010 a 9,3 millones a finales de 2014, el mayor nivel en 30 años, desplomando el precio del petróleo a la mitad (ver cuadro anterior) y rompiendo el oligopolio energético ostentado durante décadas por la OPEP. En ese mismo período, EEUU pasó de ser el mayor importador neto y bruto de derivados del petróleo a convertirse ya en el mayor suministrador bruto y el segundo mayor suministrador neto después de Rusia.

Tal revolución geopolítica, además, fue impuesta por los mercados. Ni Obama ni anteriormente Bush promovieron conscientemente el fenómeno fracking, pero se beneficiaron de sus efectos. Fue la tecnología la que propició ese boom productivo y la política siguió aguas, bien para subirse a la ola como ocurrió en Estados Unidos o para tratar de frenarla como en Europa, a costa del bolsillo de los consumidores en muchos casos. La tecnología, además, es la que está permitiendo también una mejora continua de la eficiencia energética y una reducción consistente de la contaminación atmosférica pese al aumento del consumo. Se trata de un fenómeno que debe contemplarse como un todo y que rompe mitos tan persistentes en el debate público como el peak oil.


El peak del peak del peak del peak oil

El muy notable geólogo de Shell M. King Hubbert se hizo mundialmente famoso al predecir con acierto en los años 50 que la producción total de petróleo de los Estados Unidos alcanzaría su pico (peak oil) a finales de la década de los 60 o a principios de los 70. También proyectó que la producción global de crudo empezaría a declinar alrededor del año 2000. Considerado un mito por legiones de seguidores, su teoría desató innumerables predicciones apocalípticas sobre el fin de los combustibles fósiles y el colapso energético del planeta. La siguiente imagen, del año 2003, constituye un simpático ejemplo de ello:

Sin embargo, la tecnología pronto se encargó de ir rebajando ese apocalipsis a categoría de anécdota. En el año 2000 la producción mundial de petróleo fue más del doble de lo predicho por Hubbert, y en 2015 la producción estadounidense regresó a niveles de los años 70. Es más, tanto el suministro global de crudo como su consumo no han dejado de aumentar desde entonces. Y lo mismo ocurre con el gas natural.

0

La respuesta de los acólitos del peak oil ha sido ir lanzando balones predictivos hacia el futuro, en la seguridad de que en algún momento acertarán con sus previsiones. Y, en efecto, así ocurrirá: el propio Hubbert opinaba que podría efectuarse una transición exitosa del petróleo y otros combustibles fósiles a un mundo dominado por la energía nuclear y la energía solar, siempre que se empezara lo antes posible. Esa transición ya se está produciendo, pero a un ritmo mucho más moderado de lo previsto y con grandes contrastes regionales. Y ello ocurre tanto por la tecnología como por la cruda realidad de las necesidades globales.


Hay otro mundo ahí fuera.

Huelga insistir (o no), pero desarrollo implica energía. Cientos de millones de personas necesitan energía barata y abundante para salir de la miseria y prosperar en diversas áreas emergentes del mundo, y ello, siento decirlo, no va a conseguirse sólo con paneles fotovoltaicos o aerogeneradores. Actualmente, las energías renovables no pueden asegurar ni de lejos ese despegue y no lo harán en el medio plazo. Sin duda, los avances tecnológicos nos depararán novedosas fuentes de suministro y sustanciales mejoras energéticas en el futuro, liquidando al fin los combustibles fósiles, pero por el momento, la mayor parte la energía barata que necesita el planeta para funcionar, como hemos visto, se quema y contamina. Un hecho que ha entendido perfectamente la nueva administración norteamericana en su propuesta de relanzamiento económico que, por cierto, no deja de lado las renovables. Todo suma para su America First. Y así les cundirá.

En este sentido, Europa constituye una privilegiada rara avis. Somos ricos, estamos en nuestros topes de consumo energético, de utilización de vehículos, de calefacción doméstica y de instalación de electrodomésticos. Nos centramos ya en la búsqueda de la eficiencia, la sostenibilidad ambiental y la reducción del consumo. Todo ello resulta perfecto, pero muchas otras partes del mundo no se hallan en esa tesitura. Es el caso de África, que está viviendo un proceso de urbanización acelerada sin precedentes, al igual que ocurre en diversas zonas de Asia y Latinoamérica.

Crecimiento-urbano-mundo-1024x656.png

Las soluciones renovables para esos países en desarrollo pueden ser muy útiles en entornos rurales y como necesario complemento, pero sin abundante energía fósil, carbón incluido, además de un enorme despliegue hidroeléctrico (y por qué no, nuclear), todo ese boom urbano no dispondrá de los recursos necesarios para su desarrollo. No debemos olvidar, además, que tan “malvadas” fuentes energéticas son las mismas que los occidentales utilizamos durante el siglo XX para nuestra propia revolución industrial. Negar esta verdad incómoda por la vía de la dictadura energética, las prohibiciones y las restricciones internacionales supone, además de una soberbia y una hipocresía mayúsculas, condenar a la miseria a naciones enteras.

Merece la pena reflexionar sobre ello.

http://www.sintetia.com/algunas-verdades-incomodas-del-panorama-energetico-global/

Hacienda se resiste a subir los impuestos sobre el diésel

Posted on

“España es uno de los Estados miembro que más uso hace de las subvenciones a los combustibles fósiles. El diferencial diésel-gasolina no está justificado desde una perspectiva medioambiental: el diésel emite niveles superiores de varios contaminantes atmosféricos y debería estar sujeto a impuestos más elevados”. Esta es la opinión que recoge un informe de la Comisión Europea publicado la semana pasada. Se trata de una recomendación recurrente. El impuesto sobre hidrocarburos es inferior para el gasóleo que para la gasolina, un diferencial que en términos medioambientales y sanitarios no tiene sentido. El diésel emite partículas que se han demostrado nocivas para la salud.
La menor fiscalidad sobre el diésel es uno de los factores que contribuyó a que en España triunfaran este tipo de motores. Hoy, casi el 60% de los vehículos que circulan por las carreteras españolas va con gasóleo. La dieselización se ha mitigado recientemente y los datos indican que los motores gasolina empiezan a ganar terreno, aunque aún la mayoría de nuevos coches son de gasóleo.
El Gobierno de Mariano Rajoy ha estudiado muchas veces y tiene encima de la mesa medidas para elevar el impuesto sobre hidrocarburos y la fiscalidad sobre el diésel. Sin embargo, se ha resistido a hacerlo hasta ahora y su idea es mantener esta posición todo el tiempo que pueda. A pesar de las recomendaciones de Bruselas, Hacienda entiende que un incremento de la fiscalidad energética dañaría la economía, perjudicaría la renta disponible y haría que las empresas españolas pierdan competitividad. Es cierto que España mantiene una fiscalidad sobre el combustible inferior a la media europea, pero fuentes de la Administración recuerdan que España se encuentra geográficamente más lejos del mercado europeo. Es decir, que una empresa española debe hacer más kilómetros por carretera que otra francesa o italiana para llegar los mercados centroeuropeos.
Seguir leyendo en Cinco Días en el link http://cincodias.com/cincodias/2017/02/13/economia/1487003520_917074.html

Europa reprocha a España que mantenga las subvenciones a los combustibles fósiles a costa del medio ambiente en El Diario

Posted on

Las advertencias se han convertido en reproche. La Comisión Europea considera que a España le hace falta un plan para eliminar todas las “subvenciones nocivas para el medio ambiente”. Y no lo tiene. De hecho, la evaluación europea sobre la legislación verde española especifica que “todavía subvenciona los combustibles fósiles, el carbón local, los automóviles de empresa y el gasóleo con respecto a la gasolina” cuando podría alcanzar los mismos objetivos políticos “de manera menos perjudicial para el medio ambiente”.

La Comisión Europea ha analizado la aplicación de las leyes medioambientales en toda Unión. En el caso español, los agujeros están en la llamada fiscalidad verde, la gestión del agua y de los residuos. De hecho, España es el tercer país por la cola en ingresos porimpuestos verdes respecto a su Producto Interior Bruto.

Seguir leyendo: http://www.eldiario.es/sociedad/Europa-advierte-Espana-subvenciones-combustibles_0_609639345.html